COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON ROJAVA Y EL PUEBLO KURDO

Somos una organización antifascista, anticapitalista, antimperalista y antipatriarcal. El “Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo” apoya a toda organización que luche por la revolución social y que respete la autonomía del pueblo kurdo en sus procesos políticos, culturales y revolucionarios. El comite se identificara con todas aquellas organizaciones integradas y que apoyen al KCK (Koma Civakên Kurdistán – Unión de Comunidades del Kurdistán)

[Turquía]: Erdogan declara la guerra a los intelectuales turcos.

Un grupo de académicos que exigía el fin de los cercos militares a los pueblos kurdos (porque dañan a civiles) se enfrenta a cargos penales por terrorismo.

image

El 12 de enero pasado, minutos después de que un suicida matase a diez alemanes junto a la Mezquita Azul el Presidente turco habló ante embajadores extranjeros. De 40 minutos de extenso discurso, y en contraste con la conmoción generalizada que provocó aquel ataque, Erdogan dedicó sólo tres y medio a condenar la matanza. El resto lo invirtió – como ya viene siendo costumbre – en atacar a sus enemigos. El último, los intelectuales. “Banda”, “ignorantes”, “traidores”, los llamó.

Por mucho que sus autoridades insistan en negarlo, en Turquía no hay libertad de expresión. Criticar a los gobernantes o los ‘daños colaterales’ de su actual guerra al PKK en las ciudades kurdas puede conllevar la detención, una multa o incluso perder el trabajo y la cárcel. A las acciones judiciales se suma el escarnio público. Eso lo están sufriendo ahora un grupo de más de 1.200 académicos turcos por firmar un texto exigiendo el fin de los cercos militares a pueblos kurdos porque dañan a civiles.

Acusados de terrorismo por defender a civiles

La semana pasada la policía detuvo a 18 académicos, cuyas casas registró, y a los que se llevó en vehículos blindados. Cerca de 130 de los firmantes se enfrentan a cargos penales por terrorismo Parte de ellos han sido ya expulsados de sus respectivas universidades. Algunos de sus despachos aparecieron marcados con cruces rojas – un mal recuerdo de pogromos pasados – y hasta un líder mafioso, a quien Erdogan saluda, juró a los intelectuales que “nos ducharemos con vuestra sangre”.

“Desde el pasado julio, estamos presenciando el descarrilamiento del proceso de paz (con la guerrilla PKK) y el incremento de la violencia extrema en las provincias kurdas”, se justifica un profesor universitario, firmante del manifiesto que, por miedo a represalias, rechaza dar su nombre a EL MUNDO. “Cada día oímos de muertes de civiles por el uso excesivo de la fuerza. Sentimos que necesitábamos actuar (…) e invitar al gobierno a volver a la mesa de negociación”.

Sin agua ni luz en varias localidades kurdas

Amnistía Internacional ha acusado a Turquía de “castigo colectivo” que “pone en riesgo a más de 200.000 personas” en varias localidades kurdas, con toques de queda de 24 horas, cortes de agua y luz y privación de servicios sanitarios. La ONG tiene pruebas de que “algunas muertes fueron provocadas por francotiradores lejos de zonas de combates”. Entre los muertos hay niños, mujeres y ancianos. Más de 150 civiles han muerto en los últimos meses de choques y cercos militares.

Hasta hoy, la UE y EEUU no se han pronunciado sobre los salvajes enfrentamientos que se están produciendo en el sureste kurdo de Turquía, en los que el uso de la artillería pesada está haciendo añicos barrios de las ciudades de Diyarbakir, Cizre y Silopi. Pero el vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden, conocido por su poca costumbre de morderse la lengua, ha aprovechado su viaje oficial a Turquía, esta semana, para criticar la mordaza que Ankara trata de imponer a sus críticos.

“Cuando los medios son intimidados o encarcelados por sus informaciones críticas, cuando la libertad en internet es cercenada y redes sociales como Youtube o Twitter son cerradas y más de mil académicos son acusados de traición por firmar una simple petición, este es no es el tipo de ejemplo que debe establecerse”, ha criticado Biden tras reunirse este viernes con un grupo de parlamentarios y representantes de la sociedad civil.

Joe Biden se reunió también con Dilek, mujer de Can Dündar, un periodista encarcelado por informar de que camiones de la inteligencia turca transportaron armas a Siria. Sobre el PKK, el vicepresidente, que en el pasado polemizó con Turquía al acusarla sin tapujos de armar y financiar a grupos yihadistas en Siria, ha matizado que considera al PKK un “grupo terrorista”, pero no sí a su considerada rama siria, las YPG/J, que combaten al auto denominado Estado Islámico.

Recep Tayyip Erdogan, cuyo cargo sigue siendo meramente ceremonial, aunque influye en el partido islamista gobernante AKP, ha llamado, a “aquellos auto denominados intelectuales”, “oscuros, viles y brutales”. Estos días ha invitado a banquetes a académicos ideológicamente afines para confrontar a sus críticos. “Pese a su poder, el liderazgo del AKP no pudo solidificar una hegemonía intelectual. Creo que lo ocurrido es parte de un proceso para destruir la autonomía de los académicos que no son lo suficientemente obedientes”, dice Erkan Saka, profesor asociado de la Universidad de Bilgi.

Fuente: http://www.elmundo.es/internacional/2016/01/22/56a279da46163fb46f8b456e.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 enero, 2016 por en Sin categoría y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: